Buscar
  • mistressisis87

Akil de Isis

Hace casi un año, apareció. Ese hombre ya hecho y derecho que puso las cosas tan fáciles para aquella primera sesión, que cada vez, va quedando más atrás. Tenía las cosas muy claras, sabía bien lo que quería y lo que buscaba para sentirse pleno en su lado más íntimo. No fue una sesión normal, para empezar, estaba enfocada desde la tranquilidad ya que el tiempo era más largo que el habitual en las sesiones y permitía margen de un disfrute mayor.


No pasó nada del otro mundo, no hubo ninguna práctica de nivel alto tampoco, sin embargo, hubo algo que no siempre ocurre desde el instante en el que pasó la puerta: conexión. Puede parecer algo efímero, pero tras tantos años, la importancia de ese “clic” marca bastante el desarrollo futuro del camino de los dos presentes.


Una sesión puede ser plena y satisfactoria en muchas ocasiones, pero hay ciertas cosas que las elevan a otro nivel y que no son controlables, sencillamente surgen o no. Que aparezcan no depende de la habilidad de ninguno de los dos, no se elige. Es por eso que no todos valemos para todos y eso no nos convierte en “malos”.


La sesión terminó y tras esa, vinieron más. Cada vez la química era más fuerte pese a no tener más relación que la de Mistress y esclavo sin relación siquiera como tal. Todo fue muy rápido y muy lento al mismo tiempo, no lo sé; pero si fue la medida justa como para darnos cuenta que nacía algo más allá.


Algo que hoy nos une en una relación que ninguno de los dos programó ni esperaba, de hecho, a día de hoy, nos reímos de alguna conversación donde a él le parecía muy extraño que su Dueña se fuera de vinos con él y su círculo de amigos. Resulta que al final no lo era tanto y a día de hoy, compartimos también metas, sueños y lecho, además de un sinfín de cosas más.


Todo se juntó, el inicio después de varias sesiones y mucho meditar como Ama- Esclavo, donde pasaba a ser de mi propiedad recibiendo su collar y su nombre y el inicio de una relación de pareja con todas las diferencias y pegas que al principio parecía haber.


Son tantas cosas las que podría decir en este tiempo que no acabaría, muchas cosas que le parecían complejas y difíciles de llevar que le acompañaban en forma de dudas y miedos: verlo distinto como pareja tras hacer uso de él en una sesión, la combinación de las dos facetas de nuestras vidas, que una parte se comiera a la otra, digerir que no sólo estaría él aunque fuesen esclavos, que mi parte dominante fuese demasiado fuerte también como pareja y no estar de igual a igual…


Ese mismo tiempo que nos unió, rápido y lento a la vez, nos ha seguido acompañando y ha hecho que muchas de esas situaciones que le generaban dudas hayan aparecido (aunque faltarán seguro muchas más), pero tal y como imaginaba, han sido llevadas de una forma magnífica y natural por su parte, entendiendo que las cosas, nos las hacemos nosotros difíciles sólo si queremos y que, pese a tener dos facetas entre nosotros, mi amor y mi respeto a las dos es la base del todo.


No sé cuánto durará, no sé si es un para siempre o se romperá en algún momento, pero si sé, que cada día estoy más convencida de que tenerlo como pareja y como esclavo es una de las mejores decisiones de mi vida, porque es, sencillamente, maravilloso.


Akil, tan atento y detallista siempre, ya sea preparando un viaje, comprando cualquier chorrada en el súper para mi o masajeando mis pies mientras vemos una película en el sofá. Tan pendiente y preparado cada vez que requiero de sus servicios, recibe una orden o solicito cualquier cosa. Ese esclavo que tanto me divierte cuando lo miro en silencio, que se asemeja a “un pollo sin cabeza” de aquí para allá en muchas ocasiones, pareciendo que está perdido y que sin embargo, está prestando máxima atención a todo lo que hace para que esté tal cual se le ha pedido. Respetuoso, constante, despierto, vivo, perspicaz, culto, ingenioso...


Inteligente como pocos, intentando anticiparse a mis deseos y siempre sorprendiéndome y complaciéndome en todo lo que está en su mano, sabiendo ya de un modo perfecto, pasar de inmediato del hombre al que tanto amo, al esclavo que requiero como mano derecha. Mi rey y mi perro.


Akil: Eres y serás alguien increíblemente valioso para mi, has sido muy valiente permitiendo compartir ambas partes de tu vida conmigo con todas las dificultades que eso parecía suponer. Has tenido tus momentos buenos y malos, tus errores y tus aciertos, pero siempre se antepone tu poder de superación, adaptación y tu entrega y eso, te honra. Queda mucho camino por andar, mucho trabajo que hacer y muchas nuevas emociones que gestionar, pero sigo confiando en todas tus aptitudes y me siento tranquila porque sé que eres capaz. Estoy muy orgullosa de ti Akil.


Siempre MÍO.



Mistress Isis