• Mistress Isis

La Mala Domme

Hoy he decidido hablar, ya que estoy con algunos cambios; de mi misma, de lo que soy y de las diferencias que tengo en según que momentos y/o sobre según que cosas, y no, no tengo personalidad múltiple ni ningún otro tipo de trastorno (o eso me dicen los unicornios verdes los jueves).


Adelanto que la opinión es estrictamente personal, no pretendo hacer amigos con ello ni contar con el beneplácito de nadie. Tampoco está escrito para alguien en concreto, sino a términos generales para el que guste leerlo, esté de acuerdo o no.

Como se puede ver de forma clara en mis redes sociales tengo: relaciones como Ama/esclavo, realizo sesiones presenciales, online (juego de rol sin precisar fingir lo que no se es); vídeos de dominación, fetichistas, eróticos, custom… manejo mi propia web y también un lado findom “sucio” (desgloso todo más adelante).


Ya que la polémica está en constante crecimiento, os voy a dar un poco más, para que sigáis hablando de mi (o de otro/s) con dedicaciones similares, así que sin más dilación, vamos a ello.


1. Vídeos/contenido de cualquier tipo en páginas de adultos, web y/o bajo demanda.

Esto es para mi un negocio, simple y llanamente. Me preocupo desde hablar con el interesado hasta el final personalmente, pasando por preparar el sitio, vestuario, edición… en fin, mucho rollo que más o menos cualquiera con dos dedos de frente se puede imaginar. Un trabajo que obviamente cobro y por el que te digo muy claro, si tengo que enseñar una teta porque me apetece o me hacen una buena oferta, la saco. ¿Soy una vendida? ¿Por? Si lo hago es porque me sale del mismísimo “toto”, nadie me obliga a ello, es mi decisión siempre aceptar o no y elegí este camino por gusto, no porque no tenga otras opciones laborales.

Soy muy consciente que están usando las imágenes para hacerse una paja, o mil, y te aseguro que no me importa. Me quiero lo suficiente como para diferenciar que esa persona me busca por mi físico o cualidades posiblemente externas de mi entorno real, que son los que paso mi vida que ven mucho más (¡hasta cosas que no salen en vídeos!).

Para mi es algo muy natural que la gente se masturbe viendo imágenes u otros, míos o de quien sea y no me parece ofensivo mientras sus fantasías no pasen el respeto y la conversación para organizar el “pedido”.

No me siento empoderada, ni una súper modelo, ni más que nadie, es el trabajo que he decido hacer, tengo mi público y saco rendimiento económico de ello. Sin más. Habrá quienes digan que denigro a la mujer, que hago que seamos un objeto y bla, bla, bla... “queridos” la naturaleza humana hace que las personas se sientan atraídas sexualmente por otras y que su libido se despierte con quien le resulte atractivo, si todas las partes están de acuerdo en realizar algo concreto y se haga con respeto y la mente clara no es motivo de escándalo. Las personas son libres de disfrutar el sexo como les de la gana y si, con vídeos para “pajilleros” también. Relaciones comerciales cliente-trabajo, así de simple.

2. Sesiones online.

Este punto para mi, también es un negocio, aunque lo disfruto un punto por encima que el anterior. Reconozco que las sesiones online, me parecen más frías que las presenciales, sin embargo, disfruto con ellas, me divierto y espero que la otra persona también. En mayor medida son juegos de rol, donde una persona en un momento puntual, me plantea algo que tiene en mente y le gustaría realizar, se organiza y si ambos de acuerdo, adelante; se acaba el ratito, adiós muy buenas.

Es algo similar al contenido anterior, con la diferencia que es en directo y llega “un poco más”. En estos casos, tampoco es preciso hacerse pasar por un esclavo/sumiso para hacerlas, puede ser únicamente una fantasía o una curiosidad y no pasa nada. Lo más importante para mi es que ambos tengamos claro que pasará y que no, que en la sesiones de “dominación” siempre se sentirá menos que de otras formas y que ninguno de los dos se compromete a nada; puede ser perfectamente un “si te he visto no me acuerdo”; por supuesto, que ni es mío ni yo soy su nada. Dos mayores de edad como en el caso anterior, que tienen claro que quieren, que ambos asumen su “papel”, hablando con respeto, que pueden llegar a un acuerdo (o no) y se acabó. Nuevamente cliente-trabajo.


Tanto esta, como la anterior, para mi son formas de comportamiento y de proceder distintas a otras, de tu a tu. Es una parte de mi, pero no un todo, porque en un vídeo/sesión actúe de una forma en concreto, puede ser que solo esté haciendo un papel y que no tenga nada que ver luego con la persona que soy cuando estoy en otro tipo de situaciones. Tu no te comportas igual con tu padre, con un juez, con un hijo o con un amigo.

3. Findom


A mi modo de ver hay 3 tipos de findom, para diferenciarlos uso adjetivos que no tienen por qué verse así, solo es diferenciación (no entro en explicar cuando esta bien o cuando no, eso otro día):


A. Findom “limpio” : dominación financiera, para ello es imprescindible relación Ama/esclavo y es muy sencillo, dominas sus finanzas, en mayor o menor medida y siempre bajo consenso. Dom/sub.

B. Findom “disfrazado”: esto es lo que viene siendo una sesión online/presencial, solo que se le está poniendo un nombre que no le corresponde. Si das “algo” a cambio, como fotos, vídeos, humillación o cualquier otras cosa, es una sesión, punto. Puedes hacerlo para complacer a la otra persona, porque no tienes ni puta idea, porque estás de acuerdo o porque los trapos de la cocina están sucios, me la pela, da igual, no es findom, es una jodida sesión y te han pagado por ello, no es un tributo. Cliente-trabajo.

C. Findom “sucio”: alguien, de forma puntual o habitual accede de forma voluntaria a complacerte económicamente o en forma de regalos u otros porque le nace o le excita entregártelo sin más. Su único pensamiento es agradarte y “mimarte”, tributos. Esto es posible sin solicitarlo o llegando por ejemplo, a acuerdos, donde cuando quieres hacer uso de él, sencillamente le contactas y “obedece”. No espera ni solicita nada a cambio, aunque no te lo creas, los hay. Esos que te consienten un bolso de una marca exclusiva, ceden un monto de su nómina y también los que te pagan un café, porque no te estás rebajando por ello, ni eres menos, pero no todo el mundo que siente esto puede permitirse ciertos costes y cubrir estas pequeñas cosas, también les llena. Pero las cartas sobre la mesa, el porcentaje de esto es ínfimo y también las chicas que realmente lo realizan; el mayor porcentaje son del punto B, pero que usan el término de modo incorrecto, no se bien si por desconocimiento, ingenuidad o por hacerse “valer” o similares. Dom/sub.

Pues aclarado esto, yo realizo el punto A y C de manera separada, el A lo uso a modo de control y complemento de mis relaciones y el C por mero capricho (negocio), aunque lo disfrute muchísimo. La B también la hago, pero la llamo por su nombre: sesiones.


4. Sesiones presenciales

Además de lo anterior, también realizo sesiones en Sevilla y otras zonas (cuando es posible), si quieres saber más sobre ello, hay un apartado concreto en este mismo blog que puedes leer, ahora no me voy a enrollar con esa explicación.

A lo que vamos, las hago, si. Con reserva y bajo pago de dicha sesión. Así de simple y así de claro, es en parte, negocio porque saco un beneficio económico y eso no hace que las disfrute menos. Tras las relaciones Ama/esclavo es lo que más disfruto, pero no nos engañemos, no se establece ningún vínculo tampoco y realmente tampoco es mío ni yo soy su nada. Generalmente los límites son altos y suelen tener una línea marcada de que es lo que buscan, dentro de esos gustos, tengo el poder absoluto de ejercer a mi voluntad dentro de los límites que hemos prefijado y entendiendo que no me está cediendo su voluntad ni está bajo mi control, más allá que jugar un rato.

Cuando acaba la sesión, también es adiós muy buenas. Un rato que hemos disfrutado ambos, teniendo todo claro de antemano y dentro de un marco Ama/esclavo aunque no haya relación, donde las pautas están más cerca de las relaciones que otro tipo de cosas que realizo. Es un trabajo también, y como el resto de cosas, no significa que las disfrute menos, si a ti tu trabajo te amarga, es tu problema, no el mío, yo elegí dedicarme a lo que siento por vocación.

¿Por qué cobro por ello entonces? Primeramente porque me da la gana, el que no quiera no tiene porque acceder y es igual de respetable. Para continuar, aunque no te lo creas, me he preocupado durante mucho en aprender qué hacer y como, y lo más importante: que no. Esto requiere un tiempo bastante alto, primero el que precisas para formación propia (que nunca termina), materiales y vestuario que acompañan la sesión, siento decirte que la calidad no es barata, reservo un lugar en concreto para realizarlas del que me ocupo personalmente, preparo la sesión, hablo con el interesado, me preocupo tras la sesión de saber como está y muchas otras cosas más.

Eso, además de precisar inversión requiere tiempo. Y este último no me da la gana regalarlo para cumplir fantasías de otros (aunque coincidan con las mías).

Te voy a decir algo, soy una caprichosa (en ocasiones) pero también tengo facturas y gastos como todo el mundo, como tú, y tengo que pagarlas. Ahora pensarás ¡trabaja! Entonces, me queda claro que no has entendido nada, porque para mi esto, es mi trabajo, el que he elegido de forma voluntaria, en el que soy muy clara con absolutamente todo el mundo desde el minuto uno y del que no tienes ni idea del esfuerzo que supone. Igual te piensas que estoy todo el día rascándome el coño en el sofá y nada más lejos de la realidad, vivo bien, si, pero me lo curro posiblemente más que tu. ¿Merezco reconocimiento por ello? No lo creo, pero si respeto, respeto a una forma de vida libre, sin trampas, de cara e igual de válida que la de otros. Donde yo no molesto a nadie, no busco a nadie y cualquiera puede irse sin ningún reproche, pero al que cualquiera puede entrar con respeto tenga o no las mismas ideas.

No hay cara B, pero no te confundas, no soy solo lo que ves en Twitter ni tampoco las 4 frases promocionales que pueda utilizar, soy mucho más, lo creas o no, valgo más por lo que callo que por lo que digo, por lo que oculto que por lo que muestro, y si no lo enseño, es porque quien quiera conocerlo se lo tiene que ganar, que no soy una bien-queda y no quiero a mi lado quien solo se guía por las apariencias y prejuzga.


5. Relación Ama/esclavo

Aquí la cosa se pone seria. Esta es la parte que más cuidado y mimo le dedico, porque es la que más me importa, es la que siento más dentro. Donde pongo todos mis recursos, conocimientos y uso el mayor tiempo disponible y con preferencia sobre los demás.

No soy el Ama habitual, estoy bastante lejos de eso, lo construyo de otra manera, igual de válida y respetable que cualquier otra. ¿Me has visto en una relación como actuó, como para poder saber si soy “buena” o “mala”? Entonces cuenta, con que igual la percepción que tienes de mi, puede o no ser errónea.

No me sirve cualquiera, el protocolo y las formas son para mi de vital importancia e imprescindibles entre otras muchas cosas. No busco un Picasso pero si cierto perfil, aptitudes y actitudes, es algo que tomo con la mayor seriedad posible y que, aunque realice otras cosas donde puede parecer que soy de una manera, quizás no lo soy tanto en otras.

Aquí también hay tributo, aunque es un tema más complejo que todo lo anterior. Ama/esclavo.

Consideraciones finales:

Ante todo no me considero bedsemera, ni kinky ni otro calificativo, no busco que se me vea bien dentro de un grupo social, busco mi propia felicidad y camino y lo único que he tomado son ciertas cosas desde el respeto y la mayor admiración. No me metas en un saco de que no soy esto o aquello para la comunidad cuando yo ya te estoy diciendo que no me siento perteneciente a ello. Soy muy consciente que estoy fuera de esos calificativos porque hay prácticas que no realizo, me es más importante hacer solo con lo que realmente me siento a gusto que con las “leyes” inamovibles que me harían ser considerada “pro”.

Me da igual tener el visto bueno de los demás, mi única preocupación es sentirme plena yo y mi círculo, sin salpicar a los demás. No tengo la verdad universal, ni pretendo tenerla, solo espero que el ego no me suba tanto como últimamente veo en redes sociales donde todos son portadores de la verdad absoluta, aunque a mi ver, solo sean “cuñaos”.

Con que quien esté cerca de mi se sienta bien, me es más que suficiente para continuar.

¿Gano más que otros? Puede, pero ¿y a ti que coño te importa? Es algo lícito igual que cualquier otro, yo no tengo la culpa si tus rendimientos de trabajo no son los que te gustaría y no se lo robo a nadie, lo gano con mucho esfuerzo y nadie me regala nada (bueno, si me hacen regalitos, pero es que en el fondo soy maja)

No me voy a disculpar, no siento vergüenza por ello, no voy a agachar la cabeza ni a sentirme mal con lo que hago, porque no daño a nadie, porque me gusta lo que hago y lo disfruto en todo momento (bueno, casi, porque momentos de bajón también tengo).

Si te pica te rascas, estoy muy segura y tengo la conciencia muy tranquila, que es lo que más me llena. Me siento orgullosa de cada logro que gano y de sacar rendimiento a todo mi esfuerzo, porque se me da de puta coña, no me voy a disculpar porque aunque no lo creas todos los días me levanto solo con un pensamiento: “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”. Vive y deja vivir, y si mi forma te molesta cruza de calle, bloqueame y ambos seguiremos nuestros caminos, es así de fácil, pero no te quedes en la puerta porque estorbas y de una patada te mando a tomar por culo.


En resumen, soy mala Domme porque cobro por ciertos servicios, soy mala Domme porque muestro mi cuerpo y me lucro con ello, soy mala Domme porque no entro en los parámetros considerados “puros”, soy mala Domme porque no acudo a fiestas o quedadas, ni tengo contacto con apenas nadie de este mundillo, soy mala Domme porque aunque no me conoces de nada haces tus suposiciones con cuatro promos que igual van enfocadas a un perfil distinto al tuyo y únicamente comercial y claro, esto me convierte en narcisista, egoísta, vaga, creída, estafadora, manipuladora, abusadora, tirana, hija de puta, aprovechada y cualquier otro precioso calificativo que pueda surgir.

Si, soy mala Domme porque hago lo que me sale de dentro sin importarme una puta mierda como me vean los demás; si, si, soy mala Domme porque no me callo, porque hago oídos sordos por norma general a comentarios sin ninguna base e información, soy mala Domme, porque gente que no conozco de nada considera que mis actuaciones a través de cuatro post lo son, sin haber presenciado nunca mi intimidad o conocerme lo más mínimo, soy mala Domme porque no llevo todo el día el látigo en la mano y tengo otras formas de buscarme la vida.


No te acerques a mi, huye, porque soy “La Mala Domme”

Mistress Isis / Goddess Isis

165 vistas

Todo el contenido de la web está protegido por Copyright.

La copia parcial o total del contenido sin consentimiento expreso por parte del titular de la web, bien sea textual, gráfico o de cualquier otro tipo, será penada por la ley.

  • Icono Social Amazon
  • Twitter Classic

© 2023 por DISEÑO TOKIO. Creado con Wix.com